Informe de Política Monetaria septiembre 2021

Informe de Política monetaria

La economía chilena ha experimentado una rápida recuperación de la recesión provocada por la pandemia del Covid-19, la que ha superado ampliamente las expectativas. Esta recuperación ha sido posible por la capacidad de adaptación de empresas y personas y el gran avance del proceso de vacunación, que ha permitido dar paso a un importante proceso de apertura. Todo esto ha sido apuntalado por el mayor despliegue de medidas de política que se haya conocido en Chile frente a un shock exógeno, así como por un entorno internacional marcado por la acción simultánea de contención de la crisis, liderada por los bancos centrales y otras autoridades de las mayores economías del mundo. No obstante, la ampliación y persistencia de algunas de las medidas locales, combinada con una alta propensión de los hogares a consumir los recursos recibidos, ha tenido un impacto en el gasto privado que ha superado todas las previsiones. En un contexto en que la oferta aún no logra recuperarse completamente, ello ha modificado significativamente la evaluación de las presiones que enfrenta la economía, reflejándose en un aumento de la inflación y sus perspectivas inmediatas. A esto contribuye también la depreciación del peso, causada en parte por la percepción de un empeoramiento de los fundamentos de la economía producto de la liquidación de ahorro de largo plazo a través de los sucesivos retiros masivos de ahorros previsionales y del deterioro de las cuentas fiscales, todo ello en un entorno de alta incertidumbre local. Es así como las tasas de interés, las primas por riesgo y la bolsa, muestran un desempeño desfavorable cuando se les compara con sus símiles externos. La necesidad de evitar la acumulación de desequilibrios macroeconómicos que, entre otras consecuencias, podría provocar un aumento más persistente de la inflación excediendo la meta de 3% a dos años plazo, ha llevado al Consejo a alterar la orientación de la política monetaria. La rápida evolución del escenario macroeconómico, las expectativas de inflación y los escenarios de sensibilidad asociados a mayores presiones sobre los precios, configuran un cuadro en que el Banco Central debe actuar con prontitud para asegurar la convergencia inflacionaria. Por ello, el Consejo aumentó la TPM en 75 puntos base (pb), hasta 1,5%, en su Reunión de agosto después de haberla incrementado en 25pb en julio. Además, anticipa que la convergencia de la inflación a la meta requerirá continuar retirando el impulso monetario, llevando la TPM a niveles en torno a su valor neutral hacia mediados del primer semestre del 2022. De ahí en adelante, la evolución de la TPM dependerá de la concreción de los escenarios de sensibilidad que describe el corredor de tasas.

¿Qué nos dice este IPoM?

La economía está creciendo fuertemente, impulsada por las políticas públicas, la capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias y el control de la pandemia.

La economía está creciendo fuertemente, impulsada por las políticas públicas, la capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias y el control de la pandemia.

No obstante, es importante que el crecimiento del consumo no llegue a un punto en que haga subir la inflación, porque eso perjudicaría especialmente a las personas de menores ingresos.

No obstante, es importante que el crecimiento del consumo no llegue a un punto en que haga subir la inflación, porque eso perjudicaría especialmente a las personas de menores ingresos.

El Banco Central está tomando medidas para evitar alzas desmedidas de la inflación y así cuidar el bolsillo de las personas.

El Banco Central está tomando medidas para evitar alzas desmedidas de la inflación y así cuidar el bolsillo de las personas.

Una economía más estable y una inflación controlada ayudarán a resolver los problemas que deja la crisis, como el empleo de las mujeres o la recuperación de los ahorros del país.

Una economía más estable y una inflación controlada ayudarán a resolver los problemas que deja la crisis, como el empleo de las mujeres o la recuperación de los ahorros del país.

La economía está creciendo fuertemente, impulsada por las políticas públicas, la capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias y el control de la pandemia.

La economía está creciendo fuertemente, impulsada por las políticas públicas, la capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias y el control de la pandemia.

  • La regularización de los ingresos habituales, junto con los recursos que han recibido las familias por el IFE universal y los retiros de los fondos de pensiones, han provocado un aumento muy importante de la cantidad de dinero disponible para gastar.
  • La mayor disponibilidad de dinero se ha dado junto con la apertura de la economía y la mejora de la situación sanitaria, lo que ha impulsado fuertemente al consumo.
  • El gasto se ha concentrado en bienes durables —como televisores, muebles, autos, etc—, mientras que los servicios siguen más rezagados por las restricciones de aforo que impone la pandemia.
  • Sin embargo, las medidas que han elevado el dinero que las personas ahora tienen disponible no podrán durar para siempre, porque tienen un costo muy alto para el país.
  • De hecho, el precio del dólar y el costo de los créditos para comprar casas ya están subiendo, principalmente por las dudas respecto de cuánto durarán las ayudas fiscales o si habrán nuevos retiros de fondos de pensiones.
No obstante, es importante que el crecimiento del consumo no llegue a un punto en que haga subir la inflación, porque eso perjudicaría especialmente a las personas de menores ingresos.

No obstante, es importante que el crecimiento del consumo no llegue a un punto en que haga subir la inflación, porque eso perjudicaría especialmente a las personas de menores ingresos.

  • La demanda de las personas por distintos productos ha aumentado mucho. Sin embargo, en algunos casos no hay suficiente stock para vender porque la pandemia ha provocado dificultades para producirlos, importarlos y distribuirlos. Eso ha generado aumentos de la inflación.
  • La subida del dólar también explica los aumentos de precios de los productos importados.
El Banco Central está tomando medidas para evitar alzas desmedidas de la inflación y así cuidar el bolsillo de las personas.

El Banco Central está tomando medidas para evitar alzas desmedidas de la inflación y así cuidar el bolsillo de las personas.

  • La principal herramienta para controlar la inflación es la tasa de interés de política monetaria.
  • Para combatir el alza de la inflación, el Banco Central ha subido la tasa de interés desde julio.
  • Entre otras cosas, evitar un alza desmedida de la inflación mantendrá a raya los aumentos de la UF. Con ello, se evitará el encarecimiento de las cuotas de los créditos hipotecarios, los arriendos y otras deudas de las personas.
Una economía más estable y una inflación controlada ayudarán a resolver los problemas que deja la crisis, como el empleo de las mujeres o la recuperación de los ahorros del país.

Una economía más estable y una inflación controlada ayudarán a resolver los problemas que deja la crisis, como el empleo de las mujeres o la recuperación de los ahorros del país.

  • Es importante que el empleo se recupere para que todas las personas puedan tener ingresos para desarrollarse y alcanzar sus objetivos. Asimismo, para ayudar a fortalecer el crecimiento del país hacia adelante.
  • En este sentido, es especialmente importante que las mujeres puedan volver a trabajar. Muchas de ellas no han podido buscar un empleo por la imposibilidad de los niños de asistir a clases presenciales o por la dificultad para contar con apoyo externo para su cuidado en el hogar.
  • También es importante que el país puede reponer los ahorros que ha gastado durante esta crisis. La historia del país demuestra la importancia de contar con recursos para poder enfrentar momentos difíciles.
Presentaciones
Presentación del Informe de Política Monetaria septiembre 2021
Conferencia de prensa, Informe de Política Monetaria
 
Comparte: