Sistemas de pagos.

Los sistemas de pagos son indispensables para el buen funcionamiento de las economías modernas. En particular, permiten completar las transacciones financieras, el pago por bienes y servicios del sector real, y la implementación de la política monetaria del Banco Central de Chile (BCCh). De acuerdo a su definición internacional (1), un sistema de pagos consta de una serie de instrumentos, procedimientos y normas para la transferencia de fondos entre dos o más participantes y está conformado por el operador del sistema y los participantes de este. 

La Ley Orgánica Constitucional del Banco Central de Chile establece como uno de sus mandatos velar por el normal funcionamiento de los pagos. El Banco Central cumple este mandato actuando como regulador de los sistemas de pago y como operador del Sistema de Liquidación Bruta en Tiempo Real (LBTR). En ambos roles los objetivos son incrementar la seguridad y eficiencia de los sistemas de pagos, considerando para ello la aplicación de los estándares y requisitos mínimos sugeridos por las organizaciones internacionales sobre esta materia. 

Sistemas de Pagos de Alto Valor 

Los sistemas de pago de alto valor (SPAV) permiten transferir fondos de alto valor y de alta importancia para la economía (1). En Chile, los SPAV están conformados por el sistema Liquidación Bruta en Tiempo Real (LBTR), administrado por el Banco Central de Chile, y por el sistema de la Cámara de Compensación de Pagos de Alto Valor (CCAV), administrado por una Sociedad de Apoyo al Giro Bancario denominada ComBanc. Mientras en el primero la liquidación de las transacciones se realiza de manera inmediata y una a una, en el segundo se efectúa la compensación de todas las órdenes de pago recibidas en el día, para liquidar posteriormente un único saldo neto diario por cada banco en el sistema LBTR. Ambos sistemas (LBTR y CCAV) procesan operaciones interbancarias, por cuenta de clientes y transacciones provenientes del mercado de valores OTC (over the counter). 

Sistemas de Pagos de Bajo Valor 

Los sistemas de pago de bajo valor, comúnmente conocidos como sistemas de pago minoristas, son utilizados para efectuar pagos y transferir fondos entre individuos y/o empresas, y se caracterizan por procesar un gran número de transacciones de menor valor individual relativo, normalmente vinculadas a la compraventa de bienes y servicios. 
En Chile este tipo de pagos se efectúan mediante una variedad de instrumentos tales como efectivo, cheques, tarjetas de crédito y débito, y transferencias electrónicas. Los cheques y las operaciones realizadas a través de cajeros automáticos liquidan diariamente en el Sistema LBTR los saldos netos de cada participante, los que son determinados en cámaras de compensación especializadas. 

(1) Bank for International Settlements 

 

Principios Aplicables a las Infraestructuras del Mercado Financiero

Los estándares internacionales proporcionan una guía fundamental de mejores prácticas para el funcionamiento adecuado de las infraestructuras del mercado financiero, entre las cuales se cuentan los sistemas de pago. El buen funcionamiento de estas infraestructuras fortalece los mercados a los que prestan servicios y fomenta de la estabilidad financiera limitando el contagio de riesgos financieros en períodos de tensión en el mercado. 
Aunque en términos generales las infraestructuras del mercado financiero (contrapartes centrales, sistemas de compensación y liquidación de valores, sistemas de pago, entidades de custodia de valores y repositorios de transacciones) tuvieron un buen desempeño durante la reciente crisis financiera, las experiencias observadas llevaron en el 2010 al CPSS (2) (Committee on Payments and Settlement Systems) y a la Organización Internacional de Comisiones de Valores (International Organization of Securities Commissions, IOSCO) a revisar, actualizar y armonizar los estándares aplicables a estas infraestructuras. Fruto de esa revisión, en el 2012 se publicó el informe “Principios Aplicables a las Infraestructuras del Mercado Financiero”. Estos nuevos estándares internacionales incorporan, entre una gran diversidad de materias, mayores exigencias de capital, sistemas de resolución, criterios de administración de riesgo de crédito y liquidez, portabilidad de posiciones en instrumentos financieros y segregación de garantías. Asimismo incentivan la participación en distintos niveles (participantes indirectos), para evitar la concentración de mercado en unos pocos participantes que adquieran importancia sistémica (too big to fail). Por último, se propicia la transparencia del mercado mediante la obligación de reportar las transacciones a entidades llamadas repositorios de transacciones. 

 

De la totalidad de principios, 18 son aplicables a los Sistemas de Pagos de Importancia Sistémica. La adopción de los “Principios Aplicables a las Infraestructuras del Mercado Financiero” es un requisito esencial en el diseño y operación de los sistemas de pagos, dada su capacidad de desatar o transmitir perturbaciones a través del sistema financiero. 

(2) Desde septiembre del 2014 este Comité se denomina Committee on Payments and market Infrastructures (CPMI)